Huída inevitable

Inevitablemente me estoy yendo, no se dónde, no me interesa, pero debo largarme de este Infierno. Lo hago y me largo con las putas nubes, en el orgasmo de sus luces creo una realidad muerta y buceo lejos. Tan lejos como mi voz corre, tan profundo como agujero negro de pensamiento y tan rápido como jilguero con jaula huyendo hierros. El tiempo de estar se ha fundido, abarrotado, extasiado y aniquilado las ganas, simplemente irse. Desilusionada de las gargantas que atrapan, del amor que dan, de la mordaza del corazón, de todo. Decepción del cielo que me cubre, de las estrellas que muertas se muestran en el último aleteo de sus altas sin llama. Deseo volver a dormir bajo las estrellas, bañarme desnuda en la vida y agarrarte del corazón y follarte en la noche bajo la brisa de la boca. Pero simplemente no puedo, recojo mis pañuelos, el gel y la mascarilla de repuesto y todo lo envuelvo en nuestro tiempo. Silencio. Ves como es mejor huir de ti y esconderme en el desván de la memoria con la esperanza de seguir latiendo. Inevitablemente me …

Caminos que iluminan la noche, engaña y atrapa, irse del resplandor es casi ya obligación. Tanta luz … molesta.

Deja un comentario