Camino Prisciliano

Lejanos pasos suben la cuesta,

apenas un susurro de ellos dejando huella,

atravesando alambradas de miedos

oigo nana que me arrasa.

Aspirando aroma busco el sol,

sigo la ruta que me lleva a tu corazón,

no puedo creer ni cielo,

acaso tampoco infierno,

sólo el horizonte que tímido esconde.

Sigo la estela del ruido dejando ocas en cada estallido,

amo la vida nada pido

mas contemplar al mundo que ahora vivo.

Agazapo pensamiento huyendo entre ellos,

quieren desgarrar la sed del meditar

y yo

sólo quiero caminar hasta la cuna del sol.

Dormirme entre sus brazos

al silencio del ocaso,

sentir mis manos rozar

corazón y cabeza

unidos en libertad.

Todos juntos en un destino

borrando camino,

Finisterre nos espera

descanso emerge.

Deja un comentario