Espuma de mar

Se ha ido tras las olas del mar y yo me siento vacía en la orilla de los restos, no quise que cantarán las sirenas y sus voces atravesaran acantilado.

La marcha es dura cuando el amanecer no regresa y el odio recorre los vientos dando razones que ni la brisa entiende.

La censura de voces pliegan regreso, los tiempos han cambiado tanto que ya no me recuerdo nadando entre ellos.

Empiezo a olvidar el pasado, pero no puedo negar que sigo mirando al mar en aquella noche bajo la luz de unas farolas y el cristal empañado de nosotros.

En cada gota nos evaporamos y nos dejamos arrastrar por sus voces, aunque yo quedara varada eternamente en una sola mirada.

Era espuma y absorbida por la arena aún espero algo, quizás que la sal llegue a mis labios y mi cuerpo desnudo salga de este grito en silencio buscándote en alta mar.

Deja un comentario