Cuando los vientos no consiguen despeinar sueño

Ríos son palabras que fluyen sin vertiente, que se ahogan y resucitan del fondo de los mares y se deslizan entre los acantilados de mi cuerpo buscando las vertientes que me lleven a su pecho.

Versos aguas que se esconden y reaparecen, cataratas de sentimientos sin necesidad de remos que cambien silabas para alcanzar cimas, llegan a todos los hogares y no se esconden en los egos de nadie.

Amistad intocable y si alguna día ven veneno vertiéndose a mi espalda sacarán la prosa más voraz que nadie pondrá en duda nunca de su valor como poetas de vida.

Familia escondida de fotos y virajes se mantienen leales a los vientos de la niñez que siempre abrigan cuando las nieves posan aguas.

Vida miles de versos sin cadenas camina rauda y veloz entre las sirenas, ruidos y gritos e incluso encuentra paz cuando los suspiros posan sus alas entre los cielos que claman.

Con todo esto, un poema se vierte y la sangre mana de sus bocas para quebrar cada pilar, tarde para destruir belleza de palabra, tarde para cambiar alma de vida.

Aulla, calma y ama.

Fotos de Joan  Rodríguez Guindo.
Noviembre 2020

Deja un comentario