Viaje al orgasmo

Recorrí sus pensamientos esquivando las ramas que lo protegían, accedí a cada uno de sus sentimientos y sin darme cuenta caí en sus lágrimas.

Recorrí aquellas mejillas y me deslicé hacia sus manos temblando paso .

Que dulce muerte sentirme parte de su piel y fundirme entre la sal del aroma cuando acariciaba con desdén deseo en entrañas.

Ser lanzada al aire de un mundo rodeado de partículas de él y formar junto a ellas un Universo de placer.

Deja un comentario