Carga Ma

Se me acaba el día, la luna recorta su vestido, la centrifugadora cesa giro y los años se van antes de ser inolvidables.

Se censuran instantes que fueron efímeros en la oscuridad de la noche ni los perros recorren sus parques.

Se apaga la máquina de café de 0,60, la lavadora de 5 y el sueño de alguna niña echa telón.

El aspirador ya no suena sobre mi cabeza y los olores de muerte recorren las calles estrechas de grises mazmorras.

Se silencia el grito deja de ser alarido, solo un eco recorre los cielos y buitres se espantan al sentirlo en su rondar aéreo.

La Navidad también se apaga cuando la muerte recorre casas y se disfraza de amor.

Una tercera ola se enciende y temo sea peor mucho cansancio de apear tanto por el camino puede llegar a ser mortal.

La secadora termina recorrido, creo que mi corazón está dentro y ya no gira, no salta, no brinca temo … que su latido ya no sea recordado y acabé siendo virus entre la ceniza de una caja.

Cuatro minutos y sabré la respuesta, tres y creo saberla, dos melancolía me arrolla, uno termina.

La colada está lista.

Deja un comentario