El dibujo

Las nubes de la espera tiñen de lluvia la sonrisa, dejan en sueño el dibujo de un día nuevo.

Las nubes de tu silencio no saben de mis nubes, pasean por las calles fotografiando instante.

Las nubes de su quietud quizás una narre y al mediodía con una ráfaga despierte alma dormida en cada ápiz desalineado.

La nube de sus ojos se tiñen como estela, abre un periódico y entre sus finas letras esconden cabeza.

La nube de él no existe, se olvida mirar al cielo teme encontrarme nubarrones saltando chubascos, prefiere mirar al suelo ausentarse entre cemento.

La nube ahí arriba reposa al viento agitando manto, gaviotas sobrevuelan su costa dibujan un mundo perfecto.

Las nubes de ese mundo se escapan y quedan los restos de lo que un día fueron.

Un comentario

  1. Me encanta el poema,pero el final me parece genial.
    «Las nubes de ese mundo se escapan y quedan los restos de lo que un día fueron»

    Besitos😘😘

Deja un comentario