Inexistencia tardía

Oigo truenos en la lejanía, párpados caídos se esconden tras un almohadón de lluvia, golpean mis ventanas y resuenan en la brisa.

Oigo truenos en mi alma, párpados abiertos se preguntan tras la niebla del cielo, abren mis ventanas y escucho su nombre.

Nada es real salvo que hoy llueve.

Un comentario

Deja un comentario