Memoria del recuerdo

Las heridas de batallas ajenas  adueñadas

sangre manando piel 

mar inerte golpeando miel

los vientos agitando

una y otra vez,

pastillas sin frenos

y ruedas moribundas

mendigando corazón.

Los recuerdos del atardecer en el basurero,

desconociendo lo que la rosa de Jericó sintió

cuando aplicó trueque del querer.

Los cielos siguen mirando

donde la vida navega

tras nubes aparentemente vencidas

en cada nuevo día.

¡Oh Penélope que lejos de casa te fuiste

y que imposible el regreso

cuando las olas atadas a tu cintura

se hundían en otros huecos!. 

Tristeza

ardua serenidad

dejando alas rotas

cosiendo silencios.

¡Oh dioses del Olimpo

vela por la indiscreción de la lengua liviana

diamante brotando en la tinta negra,

será su epitafio más cierto!.

El recuerdo bien sabe

de la palabra oculta al mundo

y de lo mencionado a las espaldas

del volcán en llamas.

Memoria nunca olvida.

Un comentario

Deja un comentario